Educa a tu perro. Blog para humanos y caninos

Educar perros es una responsabilidad

Al tratar el tema de la educación de un perro, hay que comprender que la psicología canina es la base del adiestramiento actual, e involucra tanto al educador canino, como a sus alumnos.

Es fácil conseguir que un perro obedezca, pero no tanto entender porque lo hacen, y conseguir que obedezcan con rapidez, sin dudas ni miedo.

Los cursos serios de educador canino no enseñan cómo sentar al perro, enseñan cómo enseñar al perro a entender lo que le pedimos al decirle que se siente, parece complicado (y en realidad lo es), pero así es como se hacen las cosas para que funcionen bien y para siempre.

El entrenamiento canino

El entrenamiento canino es un mundo complejo y bonito en el que deja de tener vigencia el chamanismo del que “habla con sus perros”, y empezamos a entender que los perros son conscientes de lo que son, que son diferentes a nosotros pero que podemos entendernos.

Esto significa que hay un camino de retorno a las órdenes, podemos saber que el perro entiende lo que le pedimos y que, a lo mejor decide que prefiere no obedecer, y entonces podremos actuar en consecuencia.

El profesional educador de perros ahora, más que nunca, se apoya en la psicología canina, alejándose de la clásica formación basada en el binomio causa/efecto.

También, y en gran parte gracias a algunos programas de la televisión americana, empezamos a entender que perros adiestrados no son sólo los “perros de defensa” o los “perros de los ciegos”, y que podemos tener un precioso caniche de 2 kilos perfectamente adiestrado.

Adiestramiento canino

Adiestrar al perro

Para comprender el adiestramiento canino, hay que entender las razones de comportamiento que hay detrás de los rasgos específicos de la raza de su perro, porque los perros no son como los humanos (que se les instruye desde niños), y pueden mostrar un mal comportamiento, cuando no está debidamente capacitado.

Para evitar esto, es importante que utilice maneras y herramientas eficaces con su compañero, y lo haga correctamente y de la manera apropiada.

He aquí una guía general, muy básica, para ayudarle a familiarizarse con el proceso de adiestramiento de perros, y algunos métodos que puede usar para comprender cómo entrenarlos.


Qué es la Socialización

Muchas personas no se dan cuenta que una parte importante del éxito de un animal adiestrado, implica la socialización, tan importante como pueden ser los comandos u órdenes, por ejemplo.

Cómo socializar a un perro es un proceso simple: Exponerlo a tantas situaciones, eventos y ambientes diferentes como sea posible.

Los animales que no están debidamente socializados a una edad temprana, tienden a tener miedo de las nuevas situaciones, lo que puede provocar un comportamiento agresivo o defensivo, y este conceptos se vuelve más importantes cuando hablamos de adiestrar un cachorro, ya que están más abiertos a ‘socializarse y relacionarse’.

Pasos a seguir para socializar un perro

Para socializarlos, empiece por sacarlos fuera de casa todos los días, llevándolos a pasear por zonas con una gran cantidad de personas, tales como un parque o una calle llena de gente, pero antes asegúrese de que su perro está lo suficiente bien educado, como para que pueda interactuar en estos entornos sin emocionarse.

Llévelo a jugar con sus amigos o la familia, y proponernos nuevos juegos y actividades con el, al ser una parte muy importante de esta formación y, como decíamos, debería iniciarse cuando aún es un cachorro, (como los humanos es la edad a la que se está más abierto a nuevas experiencias).


Adiestramiento de un cachorro

Adiestramiento de un cachorro

Además de exponerlo a edad temprana al mundo exterior, también es importante iniciar al perrito tratándolo como un miembro más de la familia, asignando este papel de miembro su interacción será más natural, no se sentirá ajeno al grupo de humanos.

Algunos consejos básicos durante este proceso:

Aquí es importante que sea muy paciente, no todos los cachorros son capaces de comprender las órdenes de inmediato y puede requerir algún tiempo para familiarizarse con su nuevo hogar.

  • Pase con el por lo menos 4 horas al día, aunque no lo esté adiestrando.
  • Lleve a su cachorro a jugar al aire libre y participe en esos juegos, le ayudará a gastar algo de su aparentemente ilimitada energía.
  • La formación para ir al baño es una de las partes más importantes, e implica mucha paciencia, tiempo y voluntad, (es natural que se enfade cuando su nueva mascota decide hacer sus necesidades en la alfombra), pero no se preocupe, en unas pocas semanas cambiará, aunque dependerá de la velocidad de aprendizaje.
  • Al igual que los seres humanos, los perros necesitan un tiempo para jugar y relajarse, así que no le imponga su tiempo de ocio, no se trata sólo de que juegue, sino de que lo disfrute.

Tener unos momentos al día para relajarse con su perro no sólo le enseñará a comportarse, sino que le ayudará también a eliminar el estrés.

Criar y educar a nuestros compañeros es un negocio

Es realista pensar que hay un negocio rodeando todo lo que tiene que ver con nuestras mascotas, pero eso no es nada malo, ni tiene por qué ser una estafa, y eso incluye la elección de criadores serios y formados con cursos de adiestrador canino.

Y no hablamos únicamente de conseguir resultados, sino de que el animal, además, obedezca pronto y esté contento, que trabaje a gusto con nosotros, y que sienta que puede resolver los problemas que le planteamos.

¿Influyen las diferentes razas?

Las razas, el tamaño e incluso la edad son lo de menos, entrenar canes es un ejercicio de cariño que nos implica y que le ofrece una vida más completa e integrada en nuestro propio mundo.

Un perro educado puede entrar en cualquier sitio, ser presentado a cualquier visita, no tiene que ser encerrado ni sujetado cuando se acercan niños o extraños.

Educar a nuestro amigo canino es hacer perros más felices y conjuntados con sus amos, trabajar a gusto junto a nuestro mejor amigo, es la experiencia definitiva como perro y humano (odio la expresión perro y amo).