Educa a tu Perro

Educar perros, una opción de futuro.

Cuando hablamos de educar perros tenemos que tener en cuenta que la psicología canina está cada vez más presente en este mundo del adiestramiento canino, los estudios de psicología se aplican tanto al educador canino como a sus alumnos.

Es fácil conseguir que un perro obedezca, es difícil entender porque lo hacen y conseguir que obedezcan con rapidez y sin dudas ni miedo.
Los cursos serios de educador canino no  enseñan cómo sentar al perro, enseñan cómo enseñar al perro a entender lo que le pedimos al decirle que se siente, parece complicado y en realidad lo es pero así es como se hacen las cosas para que funcionen bien y para siempre.

El entrenamiento canino es un mundo cada vez más complejo y más bonito en el que deja de tener vigencia el chamanismo del que habla con sus perros y empezamos a entender que los perros son perros, que saben que lo son y que saben que nosotros no lo somos y a pesar de todo podemos entendernos, esto significa que hay una vía de retorno a las órdenes, podemos saber que el perro entiende lo que le pedimos y que a lo mejor decide que prefiere no obedecer y entonces podremos actuar en consecuencia.

El educador de perros es cada vez más un profesional formado en psicología canina, no un puro conductista que habla de causa -> efecto.

También, y en gran parte gracias a la televisión americana, empezamos a entender que perros adiestrados no son sólo los perros de defensa o los perros de los ciegos, podemos tener un precioso caniche de 2 kilos perfectamente adiestrado.

Criar perros, educar perros, es un negocio, pero un negocio no es una mafia ni una estafa, tenemos que buscar criadores serios y que el que eduque a nuestro perro haya hecho cursos de adiestrador canino y no sólo que consiga resultados, si no que el perro además de obedecer pronto y bien obedezca contento, que trabaje a gusto con nosotros y que sienta que puede resolver los problemas que le planteamos.

La raza, el tamaño e incluso la edad son lo de menos, el entrenamiento canino es un ejercicio de cariño que nos implica y que le ofrece una vida más completa e integrada en nuestro propio mundo. Un perro educado puede entrar en cualquier sitio, ser presentado a cualquier visita, no tiene que ser encerrado ni sujetado cuando se acercan niños o carteros. Educar perros es hacer perros más felices y más conjuntados con sus amos. Trabajar juntos a gusto es la experiencia definitiva como perro y amo.

Pruébalo.